crossXwords

January 27, 2009

entrada / entry

Filed under: Publics / Publishing — Crosswords Print Issue @ 12:00

Buenos días señora. Vivo debajo de usted.

Un desconocido interrumpe mi lectura de la primera entrada del blog de George Orwell («Caught a large snake in the herbaceus border beside the drive.»). Se identifica como mi vecino de abajo. Me informa que ellos (nosotros), desde su apartamento, oyen todo lo que nosotros (ustedes) hacemos en el nuestro. Que perciben cada uno de nuestros pasos. Saben a qué horas nos levantamos; cuándo abrimos un armario. Es tímido y bien educado. Nada dijo sobre voces o sonidos de otra índole. Pero hizo mucho énfasis en los pasos. C’est surtout les pas.

Las serpientes son sordas y viven a ras de suelo: imposibilidad de tramitar mi perplejidad lejos de la iconografía que me aporta lo leído; todas las imágenes de su verano inglés verde y muy caliente vivificadas por el contraste con lo que me rodea y está confinado al interior del apartamento en el que transcurre mi verano urbano. …a large snake in the herbaceus border beside the drive. Si: uno de los dos tiene que ser la serpiente. No él; no es sordo, es lo que subió a decirme. Yo, entonces – a large snake; reducida al suelo por una visita que me impone la conciencia desgraciada de mi acústica pedestre.

Automatismos así: inmediatamente después de que mi perplejidad y yo cerráramos la puerta, lo mejor que se me ocurre es abrir un blog cuya primera entrada sería el relato de la visita amablemente siniestra que me ha puesto en mood paranóico. Psicología elemental: la novedad de un diario escrito hace 60 años conjurando mis pocas ganas de asumir el llegar tarde a la actividad de blogger y el hecho de que ese diario sea el diario de Orwell, explican fácilmente mi reflejo. Pero las analogías posibles entre mi blog y el bucólico diario de Orwell se agotan rápido; son algo más consistentes las potenciales entre un blog cronista de episodios urbanos de vecindad y su ficción más conocida. Mi blog daría cuenta de las consecuencias del hacinamiento; su diario documenta una forma de estar contemplativa que se me vuelve impensable ahora que sé que tengo pies y mi vecino orejas. Mis pies en sus orejas. Obscenidad urbanística. Y esta confusión de pronombres personales… ¿De quién habla mi «su» recurrente? De todos: Orwell, mi vecino, la serpiente (desambiguar la gramática vía hipertexto: un link entre cada «su» y una foto del o de lo aludido).

Al cronista de vecindario le conviene la técnica del blog, su tecnología micelar – esa que se aprovecha de la tendencia a aglomerarse que tienen las partículas similares cuando viven demasiado cerca.

A contribution to the Crosswords print issue by Liliana Padilla.

No Comments

No comments yet.

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.

Powered by WordPress